VIEWS

domingo, 17 de mayo de 2009

LEYENDAS HINDÚES
















LA PELEA ENTRE SHIVA Y KRISNA

Se cuenta que Anhiruddha, nieto de Krisna, estaba enamorado de una bella joven llamada Usha. Este romance no era bien visto por Bana, el padre de Usha. Así que, en una ocasión en que Anhiruddha intentó encontrarse con Usha, el rey Bana lo apresó.

Cuando Krisna se enteró de lo sucedido le pidió al rey que lo liberara. Éste no accedió. Fue entonces que Krisna se declaró en pie de guerra contra Bana y lo atacó.

En defensa del rey apareció Shiva y su hijo Kartikeya. La pelea fue fuerte y salvaje. Al final Kurtikeya huyó del sitio de batalla y Shiva se quedó sentado en su carro, pues estaba sumamente cansado. Krisna decidió utilizar su mejor arma: su disco maravilloso. Lo lanzó contra los cien brazos de Bana y los cortó de un solo tajo.

Cuando quiso lanzarlo de nuevo Shiva intercedió en defensa de su amigo y mandó a liberar a Anhirudda. Krisna le dijo a Shiva: "debes comprender que tu no eres distinto a mi, eres lo que yo soy".

El nieto de Krisna estaba encarcelado en la ciudad de Sonitapura.Cuando fue en busca de él, Krisna se tuvo que enfrentar a La Fiebre, una temible emanación de Shiva, que tenía tres pies y tres cabezas. Krisna creó a su vez otra Fiebre y fue así como pudo enfrentar a este poderoso rival.

Cuando al fin lo derrotó, La Fiebre enemiga le dijo: "Quienes mantengan en su mente la batalla entre nosotros dos, no sufrirán de enfermedades febriles nunca".

EL EXILIO DE RAMA

Se dice que el rey Dasaratha deseó abdicar a favor de su hijo Rama, pero su esposa Kaikeya lo convenció para que no lo hiciera, y que más bien lo mandara a vivir fuera del reino durante catorce años.

Dasaratha tuvo que acceder a esta petición pues había jurado ante los dioses que cumpliría cualquier deseo de su consorte. Fue asi como Rama, su esposa Sita y su hermano Lakshman se dedicaron a una vida de ascetismo en el bosque.

Muchas fueron las aventuras por las que atravesaron. Un día, estando Rama y su esposa debajo de un árbol, se encontraron con una gigante de nombre Suparnakha.Esta era hermana de un temible gigante llamado Ravana. Al pasar por allí y ver a Rama, la gigante se enamoró apasionadamente y sin perder tiempo trató de convencerlo de que se fuera con ella.

Rama respetuosamente le explicó que ya era casado, pero Suparnakha no le importó y amenazó con matarla si era necesario. Rama entonces defendió a su mujer y con ayuda de su hermano le cortaron la nariz y las orejas a la gigante. Cuando Ravana se enteró de lo que le pasó a su hermana, se enfureció y juró vengarse. Para ello decidió raptar a sita y hacerla su propia amante.

Así lo hizo y la alejó de Rama. Por un buen tiempo Rama y su hermano buscaron a Sita, pero no la encontraron. Un buitre llamado Sampati les dijo al fin donde estaba.

El sitio era muy lejano y había que construir un gran puente. Sugriva, rey de la tribu de los monos, agradeciendo un favor de Rama, le ofreció toda su ayuda para recuperar a su amada. Mandó a su comandante en jefe Hanuman para que se encargara de todo.

El puente se construyó en cinco días y los ejércitos de los monos junto con la tribu de los Dasyas invadieron la tierra del gigante Ravana. La gran batalla fue brutal. Rama cayó herido gravemente en dos oportunidades.

En la primera le salvó la vida Garuda, el pájaro de Visnu. En la segunda fue Hanuman, quien dando uno de sus saltos maravillosos fue hasta los Himalayas y trajo en cuestion de minutos unas hierbas curativas.

Al final se enfrentaron cara a cara Ravana y Rama. La lucha fue sangrienta y Rama salió victorioso gracias a sus flechas maravillosas.Sita fue liberada y se reencontraron los dos felices esposos.

KRISNA LEVANTA EL MONTE GOVARDDHANA

Se cuenta que en cierta ocasión, Krisna quiso molestar a Indra. Para ello se dirigió a unas pastoras que se disponían a adorar al dador de la lluvias (Indra).

Krisna les recomendó que adoraran mejor al Dios de la montaña, pues éste proveía de hierba para alimentar al ganado. Entonces Krisna se dirigió a la cima de la montaña y esperó a que llegaran las pastoras. Una vez que estaban allí, les dijo: "Yo soy la montaña".

Esto irritó mucho a Indra y mandó a toda la región un gran diluvio. Al ver esto, Krisna levantó el monte Govarddhana con una mano y lo sostuvo a manera de paraguas protegiendo a todos por siete días con sus noches. Indra reconoció la grandeza de Krisna y lo alabó terminando así su ira.

No hay comentarios: