VIEWS

sábado, 9 de octubre de 2010

MIRIÁPODOS: UN MUNDO NATURAL "DESCONOCIDO"



















MIRIÁPODOS: (MYRIAPODA)

Los miriápodos (Myriapoda, del griego myria, "diez mil" y podos, "pie") son un subfilo de artrópodos mandibulados, similares a los insectos en algunos aspectos, pero con muchos caracteres que los diferencian de éstos.

Comprenden cuatro grupos bien diferenciados, los ciempiés, milpiés, paurópodos, y sínfilos, todos terrestres; se han descrito más de 16.000 especies.

Todos tienen en común un cuerpo compuesto por dos regiones, cabeza y tronco, éste es largo y está formado por muchos segmentos y multitud de pares de patas (Illacme plenipes, un diplópodo de California ostenta el récord, con 375 pares de patas).

En la clase Chilopoda, el par de patas más cercano a la cabeza está modificado y hace las funciones aguijones inoculadores de veneno).

Los cuatro grupos también exhiben diferencias marcadas en aspectos tales como la alimentación, por ejemplo, dándose el caso de especies predaroras (clase Chilopoda) y otras de hábitos detritívoros (clase Diplopoda).

Durante el Carbonífero Superior y el Pérmico existieron miriápodos de más de 1 m de longitud.


CARACTERÍSTICAS

La cutícula presenta diferentes grados de esclerotización y calcificación, y es más o menos impermeable, pero carece de la capa cérea típica de los insectos, por lo que quedan más o menos expuestos a la desecación, cosa que evitan refugiándose en lugares húmedos y frescos.

La cabeza lleva las antenas, en la base de las cuales se abren los poros de los órganos de Tömösvary, órganos sensoriales de función desconocida. Los ojos son simples, sin verdaderos omatidios, aunque en algunos grupos (como los escutigeromorfos) se reúnen cientos de ellos y forman un falso ojo compuesto. Las piezas bucales tienen una estructura básica similar a la de los insectos (mandíbulas, primer par de maxilas y segundo par de maxilas o labio. Las mandíbulas están presentes en todos los grupos de miriápodos; el primer y segundo par de maxilas sufren diversas modificaciones en los diferentes grupos:

Diplópodos y Paurópodos. Con mandíbulas; primer par de maxilas fusionadas originando un gnatoquilario; segundo par de maxilas ausente.

Quilópodos. Con mandíbulas, primer y segundo par de maxilas fusionados. Primer par de patas modificado en grandes uñas (forcípulas) asociadas a una glándula venenosa, que usan para capturar las presas y por tanto, actúan como piezas bucales adicionales.

Sínfilos. Con mandíbulas, primer par de maxilas separado y segundo par de maxilas fusionado par formar un labio.

El sistema circulatorio está formado por un corazón tubular dorsal que bombea hacia la cabeza la hemolinfa a través de la aorta. El intercambio de gases se realiza gracias a un sistema de tráqueas y espiráculos análogo al de los hexápodos. Poseen uno o dos pares de tubos de Malpighi derivados del proctodeo (ectodérmicos), con función excretora.


BIOLOGÍA Y ECOLOGÍA

Los miriápodos son dioicos (sexos separados) y ovíparos, aunque hay casos de partenogénesis entre los diplópodos, quilópodos y sínfilos. La inseminación es en muchos casos indirecta; los machos depositan los espermatóforos en las inmediaciones de la hembra, que los recoge y almacena.

La mayoría de los miriápodos son lucífugos (huyen de la luz) e higrófilos (buscan la humedad). Por ello, muchos son nocturnos, y se refugian durante el día bajo piedras, entre la hojarasca, en troncos en descomposición, entre el musgo, etc. Los quilópodos son depredadores agresivos y activos; el resto son principalmente herbívoros y muchos son detritívoros.


MIRIÁPODOS: CIEMPIÉS, Y MILPIÉS

9 comentarios:

maile dijo...

Yo temo mas a los "pulpos"... animal de compañia.... je je je

Jenny dijo...

No me gusta nada con esas uñas y por lo rápido que se desplaza, me da angustia verlo.

Saludos.

Andrés dijo...

"Durante el Carbonífero Superior y el Pérmico existieron miriápodos de más de 1 m de longitud."

¡Vaya bichos!

"los órganos de Tömösvary, órganos sensoriales de función desconocida"

Qué poco se sabe de ciertos animales. Con el rollo de que son pequeñitos, nos parecen tan insignificantes que ni nos molestamos en estudiarlos.

SUPERMENDO dijo...

Hola Maile, pues si temes a los pulpos, no deberías acercarte mucho a mí, jajaja.
Saludos.

SUPERMENDO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SUPERMENDO dijo...

Hola Jenny. A mí me gustan los animales, independientemente de si son feos o bellos. Saludos.

SUPERMENDO dijo...

Hola Andrés. Es impactante la imagen de un miriápodo cazando un murciélago que hay en el vídeo.
Saludos.

Anónimo dijo...

Pues tambien aprendi a convivir con esos "pulpos", que los octopodos con los que yo trato se dejan hasta cocer...¡ Y estan de ricos a la gallega...!
Cuando yo digo que eres un bichito...

Besos mi cielo. Maile.

Anónimo dijo...

bueno yo creo q es muy interesante mas bien me ha ayudado mucho en cosas q no sabia y a mi tambien me da cosa como se desplasa me da nervios