VIEWS

miércoles, 4 de noviembre de 2009

ORCAS: BALLENAS ASESINAS






















ORCAS, BALLENAS ASESINAS


La orca (nombre científico: Orcinus orca), es un mamífero marino del orden de los cetáceos, el de mayor tamaño de la familia de los delfines oceánicos, conocida como Delphinidae. Se encuentra en los océanos de todo el mundo, desde las frías regiones árticas a los cálidos mares tropicales, correspondiendo al segundo mamífero con la mayor distribución en la tierra (después del hombre). Es un animal sumamente versátil, siendo un depredador que se alimenta de peces, tortugas, aves, focas, tiburones e incluso de otros cetáceos, no posee enemigos naturales.




DENOMINACIÓN


El nombre orca fue originalmente dado a estos animales por los antiguos romanos, derivado posiblemente de la palabra griega ὄρυξ, que, entre otras cosas, se refiere a una especie de ballena.

El término "orc" (inglés antiguo) o su variante "ork", se ha usado históricamente para describir a un pez grande, ballena o monstruo marino.

El nombre de ballena asesina refleja la reputación de la orca como un mamífero marino temible y grandioso que se remonta a la descripción de las especies de Plinio el Viejo.

Debido a que un grupo de orcas es capaz de matar a una ballena grande, se cree que durante el siglo XVIII marineros españoles apodaron a estas criaturas asesina-ballenas, o "asesino de la ballena". Sin embargo, esta denominación se tradujo inadecuadamente al inglés como killer whale.

El término se puso tan de moda que los hispanohablantes usaron su retraducción a ballena asesina (al parecer debido a la traducción errónea al inglés, ya que para que fuese "asesino de ballena" debió ser traducido como whale killer).




TAXONOMÍA Y EVOLUCIÓN


Artículo principal: Evolución de los cetáceos

La orca es la única especie del género Orcinus, siendo una de las treinta y cuatro especies de la familia Delphinidae.

Al igual que el cachalote del género Physeter, Orcinus es un género con una sola especie, sin un pariente inmediato desde el punto de vista cladístico.

Por esta causa, los paleontólogos creen que la orca es una candidata de primera línea para tener una historia evolutiva anagenética (es decir, que en la evolución desde el ancestro hasta la especie descendiente no existió una bifurcación del linaje).

Suponiendo que hubiera sido así, la orca sería una de las especies de delfines más antiguas, aunque probablemente no sería tan antigua como la propia familia Delphinidae, la cual data por lo menos de siete millones de años atrás.

Hay como mínimo entre tres y cinco "tipos" de orcas, los cuales podrían considerarse razas o subespecies separadas, incluso se ha afirmado que podrían ser especies diferentes. En los años 70s y 80s las investigaciones realizadas en la costa oeste de Canadá y Estados Unidos identificaron los tres tipos siguientes:

Residentes: Son el grupo visto con mayor frecuencia debido a que son costeras y no emigran. Las residentes o costeras se alimentan principalmente de peces -especialmente salmón- y en ocasiones de calamares.

Viven en grupos sociales complejos denominados manadas, éstas a su vez están formadas por matrilinajes. Las manadas con antepasados y dialectos comunes se consideran un clan, y los clanes que mantienen contactos regulares y comparten un mismo territorio constituyen una población diferenciada, denominada comunidad.

Dentro de estas comunidades las agresiones son casi inexistentes, y las diferentes comunidades suelen ignorarse cuando coinciden en sus recorridos. La unidad básica en cada grupo de estas orcas es la madre mayor o matriarca; de ella dependen las crías menores (10 años o menos) y sus hijos ya adultos.

Las hembras adultas pasan poco tiempo con sus respectivas mamás porque tienen que cuidar a sus propias crías. No obstante, los machos pasan toda su vida con sus mamás.

En la Costa Occidental de Norteamérica se han identificado y nombrado más de 300 ballenas residentes.

Transeúntes: Son el grupo que dieron nombre a la especie: ballena asesina. Estas orcas no consumen pescado, su dieta se basa en animales de sangre caliente: focas, leones marinos, nutrias, delfines, marsopas, ballenas, gaviotas y otras aves, y en ocasiones mamíferos terrestres (alces, ciervos y otros) que encuentran nadando.

Otra diferencia radica en la forma de los grupos, estas orcas no se desplazan en manadas sino en grupos (no familiares) de entre 2 y 6 animales, en ocasiones viajan en solitario. Estas orcas vocalizan menos del 5% del tiempo, se acercan más a la costa y están en continuo movimiento. Pueden viajar desde el sur de Alaska hasta la isla de Vancouver en unos diez días.

Marítimas: Este grupo fue descubierto en 1988 cuando fueron divisadas en aguas abiertas. Estas orcas se desplazan a lo largo del mar abierto y se cree que se alimentan de tiburones y rayas, debido a las cicatrices que tienen en los dientes. Otra diferencia es que estas orcas son más pequeñas y se desplazan en grandes grupos de hasta 60 ejemplares.


Las poblaciones de orcas en otros puntos del globo no han sido estudiadas con profundidad como para distinguir grupos. No obstante parece haber relación entre los hábitos alimenticios y sociales de las orcas.

Las orcas que comen peces en Noruega tienen estructuras familiares similares a las de las orcas residentes de Norteamérica.

Las orcas que se alimentan de mamíferos y aves en Argentina y las Islas Crozet se parecen más a las transeúntes.

Las orcas residentes y transeúntes viven en las mismas zonas pero se tratan de evitar. Según recientes análisis de ADN en muestras de piel se ha llegado a la conclusión de que ambos grupos no se cruzan desde hace por lo menos 10,000 años.























Hay tres tipos de orcas en la Antártida:


Tipo A: Viven en aguas abiertas y se alimentan casi exclusivamente de rorcuales aliblancos australes.

Tipo B: Son de menor tamaño que las del Tipo A y se alimentan de focas. Tienen un color amarillento.

Tipo C: Son las orcas más pequeñas y las que viven en mayores grupos. Solo se les ha visto alimentarse del bacalao antártico. Tienen un color amarillento.

Las orcas Tipo B y C viven únicamente en la zona de hielo cerrado, y la coloración amarillenta de ambas especies se debe a la presencia de diatomeas en aguas antárticas.



DESCRIPCIÓN


Las orcas poseen marcas características: lomo negro, pecho y laterales blancos y un área blanca cerca del ojo.

Los machos usualmente miden entre 6.7 y 8.5 m de largo, con un peso promedio de entre 3.6 y 5.4 toneladas. Las hembras son más pequeñas, pudiendo alcanzar entre 5.6 y 7.3 m y un peso promedio de entre 1.6 y 3.8 toneladas.

Sin embargo, muchos ejemplares de ambos sexos sobrepasan sus respectivas medias: algunos machos alcanzan los 11 metros y las 10 toneladas, mientras que las hembras más grandes alcanzan los 8.5 metros y las 6 toneladas. Las crías, nada más nacer, pesan sobre 180 kg y miden 2,4 m de longitud.

La fuerza y forma hidrodinámica de las orcas las convierte en los mamíferos marinos más rápidos, a menudo alcanzando velocidades de hasta 56 km/h.

La aleta dorsal de estas ballenas permite a los investigadores identificarlas individualmente. Esto se debe a que no hay dos aletas dorsales exactamente iguales, las diferencias se basan en el tamaño, la forma y las cicatrices.

La aleta dorsal del macho mide hasta 2 metros de altura y es de forma triangular, la aleta de la hembra es de hasta 1.2 metros y de forma curva.

Entre los distintos grupos de orcas hay también diferencias en las aletas dorsales: las orcas costeras tienen la aleta dorsal según el patrón descrito; las orcas transeúntes tienen aletas dorsales puntiagudas; las orcas marítimas tienen la aleta dorsal curva, incluso en el caso de los machos.





DISTRIBUCIÓN



Las orcas se encuentran en todos los océanos del mundo y la mayoría de los mares, incluyendo el mar Rojo y el mar Mediterráneo. Son los cetáceos más numerosos y posiblemente los segundos mamíferos con mayor extensión en su distribución, después de los seres humanos.

Frecuentan las aguas polares, solo en el Océano Antártico se estiman unas 180,000 orcas. Son especialmente numerosas en las frías aguas del Pacífico Norte entre Canadá y Estados Unidos, desde las islas Aleutianas hasta la bahía de Monterrey.

En toda la región se han hecho las siguientes estimaciones, según la IUCN: 216 residentes en la zona norte y 90 residentes en la zona sur de la Columbia Británica; 211 residentes entre la Columbia Británica y California; 466 en California y 898 entre Washington y Oregón, las dos últimas cifras incluyen grupos transeúntes, residentes y algunas marítimas (las cifras se basan en un censo realizado desde la costa hasta las 300 millas náuticas); 251 transeúntes y 507 residentes en el Golfo de Alaska.

La IUCN sugiere que las aguas del Pacífico Norte Occidental, incluyendo aguas japonesas, albergan miles de individuos. En el Pacífico Ruso, los estudios preliminares han calculado que podría haber entre 700 y 800 orcas, no obstante todavía no se ha elaborado un censo en la región.

Un censo detallado estimó 8,500 ejemplares en aguas del Pacífico Tropical Oriental. En Hawai se estimaron 430 individuos.

Varias investigaciones han estimado el número de orcas en ciertos lugares del Atlántico Norte: 133 individuos en el Golfo de México, 3,100 en Noruega y 6,618 en Islandia y las Islas Faroe.

En base a las cifras anteriores la población global de orcas tiene como mínimo unos 50,000 individuos.

Es evidente que la cifra real es mucho mayor, debido a que no existen investigaciones ni censos en muchos lugares que podrían albergar grandes cantidades de orcas: el Océano Índico, el Pacífico Sur, el Atlántico Sur y muchas zonas de la Antártida.

Se sabe que las orcas también se distribuyen en aguas tropicales, se han producido avistamientos ocasionales en Filipinas e Indonesia. Incluso han sido vistas en numerosos ríos del oeste de Canadá y Estados Unidos, y en el Río Horikawa en Japón.



DISTRIBUCIÓN EN AMÉRICA DEL NORTE



Investigaciones modernas indican que existen tres tipos de poblaciones distintas o clasificaciones de orcas fuera del litoral occidental de América del Norte. A pesar de que físicamente parecen ser similares, presentan diferencias genéticas y preferencias distintivas de alimentación y hábitat. Así, se distinguen ballenas transitorias, residentes y costeras.




ALIMENTACIÓN


La orca es un súperdepredador. Una orca adulta consume como promedio unos 227 kg de comida diariamente, aunque en ocasiones consumen hasta 500 kg.

Las orcas depredan sobre una gran diversidad de especies. Sin embargo, cada población se especializa en una presa en específico.

Por ejemplo, algunos grupos de Noruega y Groenlandia se especializan en pescar arenques y los siguen hasta los fiordos noruegos en su migración. Otras poblaciones de orcas en la misma zona se alimentan solo de focas.


La composición de la dieta en los distintos grupos de orcas varía según la región. En la Antártida la dieta de las orcas está compuesta en un 67% de peces, 27% de mamíferos y aves, y 6% de calamares. En el Estrecho de Bering consumen en un 65% peces, 20% calamares y 15% mamíferos y aves.

Por lo general solo las orcas transeúntes consumen mamíferos; no obstante, es sabido que algunas orcas residentes matan marsopas sin alguna razón aparente



PRESAS DE SANGRE FRÍA


Las orcas residentes y marítimas predan sobre 30 especies de peces. Entre los principales peces consumidos por las orcas están el salmón, el arenque y el atún, por parte de las residentes; y el tiburón peregrino, el tiburón ballena, el tiburón de punta blanca, el tiburón martillo, el tiburón blanco y numerosas especies de mantas.

La forma de capturar a los peces varía según la especie predada. Por ejemplo, los salmones suelen ser cazados por una sola orca o por un grupo pequeño; en cambio, los arenques son atacados en grupo.

Las orcas también depredan sobre varias especies de tortugas y calamares. En algunas zonas de Alaska los calamares representan el 20% de la dieta de las orcas.



PRESAS DE SANGRE CALIENTE


Se sabe que las orcas transeúntes consumen al menos 24 especies de cetáceos gracias a investigaciones en el estómago de las orcas, en los cadáveres y a las observaciones cuando se alimentan. Las orcas prefieren depredar sobre los delfines y las marsopas; aunque no es raro que ataquen a ballenas más grandes, como el cachalote o la ballena gris.

En 1979 miembros de la National Geographic Society documentaron el ataque de un grupo de más de 90 orcas a una ballena azul en aguas de California. Generalmente las orcas buscan a los ballenatos, las ballenas enfermas y las más viejas. Sin embargo, en grupos de 10 o más pueden cazar ballenas adultas y sanas.

Durante la caza de un ballenato, el grupo persigue a la madre y al ballenato hasta que están cansados. A continuación las orcas tratan de separar al ballenato de la madre, para ello se interponen entre ambos. Finalmente las orcas ahogan al ballenato, normalmente solo devoran la lengua y la mandíbula inferior.

El canibalismo entre orcas ha sido reportado.






















TÉCNICAS DE CAZA



Las técnicas de caza de las orcas varía según la región en la que habiten y según sea la presa que busquen, las orcas emplean un sistema de ecolocalización que consiste en la emisión de sonidos a modo de golpecitos secos de alta frecuencia desde sus cabezas, que rebotan en sus presas o en otros objetos, y cuyos ecos permiten a estos cetáceos "ver" gracias al sonido. Se comunican entre sí mediante la emisión de una serie rápida de golpes secos que suenan a modo de chillidos.

Cuando van a la caza de mamíferos marinos, los cuales tienen un oído muy agudo bajo el agua, las orcas pueden mantenerse en silencio durante horas. A continuación se presentan las técnicas de caza de las orcas en diversos puntos del globo:


ISLAS CROZET: Situadas en el océano Índico a unos 3.200 km al este de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), estas islas son el hogar de una población de orcas que ha desarrollado un gusto por las aves, elefantes marinos y peces. Su presa principal es el pingüino emperador.

Para la caza de éstos las orcas utilizan una técnica que consiste en perseguir al pingüino desde las aguas profundas; sin embargo no lo atrapan, en su lugar dejan que el pingüino llegue a aguas pocos profundas.

Justo en el rompiente la velocidad de los pingüinos disminuye drásticamente y las orcas los capturan con relativa facilidad. Esta técnica es peligrosa para las orcas, puesto que si cometen un error en el rompiente pueden quedar varadas a la espera de una muerte segura.


FIORDOS NORUEGOS: Situados en la península de Escandinavia a unos 13.000 km al norte de las islas Crozet, la población residente de orcas es piscívora. Durante la migración del arenque grandes bancos de los mismos están destinados a perecer por parte de los pescadores o de las orcas.

La principal técnica de caza por parte de las orcas hacia los arenques consiste básicamente en la cooperación, se le llama alimentación en carrusel.

Primero las orcas nadan en pequeños grupos para acorralar a los arenques en un solo banco impidiéndoles la escapatoria. Posteriormente algunas nadan boca arriba luciendo sus vientres blancos para asustar a los arenques. Finalmente las orcas propinan fuertes coletazos que aturden y/o matan a los peces.


ESTRECHO DE GIBRALTAR: Situado entre España y Marruecos es un pequeño estrecho de 14km de ancho por el cual cruzan atunes y varias especies de cetáceos que migran entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo.

Aquí las orcas no son animales residentes, su estancia en el estrecho coincide con la migración del atún rojo. Durante la misma muchos pescadores pescan atunes con sedal. Cuando un atún pesca el sedal (lo hace en aguas muy profundas a más de 200 m) la tripulación del barco lo trata de subir rápidamente. Cuando el atún se acerca al barco las orcas lo muerden y se lo llevan.


NUEVA ZELANDA: Las orcas de esta región se han especializado en cazar tiburones y rayas siendo estas últimas sus presas favoritas. La técnica se basa en la velocidad y la cooperación, cuando la raya es divisada las orcas la persiguen y la conducen hacia aguas poco profundas.

Las orcas tratan de evitar que la raya se dirija hacia aguas profundas puesto que allí se puede refugiar en las rocas y permanecer allí todo el tiempo que quiera.

Si las orcas logran evitar eso intentarán acorralar a la raya contra la superficie, una vez acorralada es presa fácil. Cabe destacar que las orcas no tratan de matar a la raya en aguas profundas puesto que no tienen defensa alguna contra el mortal veneno de la raya, en cambio cerca de la superficie las orcas pueden atacar sin ser picadas.


ARGENTINA: en la península Valdés, este mamífero marino se alimenta de una forma única entre todas las poblaciones de orcas.

Entre los meses de febrero hasta abril (en Punta Norte), y entre septiembre y octubre (en Caleta Valdés), estos cetáceos utilizan una técnica de caza muy particular, el varamiento intencional. Esta técnica consiste en tomar a su presa (lobos y elefantes marinos), cuando ésta se encuentra próxima a la orilla del mar.

Las orcas identifican a su presa a través de la ecolocalización (emisión de sonidos) y no visualmente. Esta caza tan particular es muy arriesgada, puesto que es muy alta la posibilidad de que durante el intento de atrapar a su presa la orca quede varada permanentemente.

Otra particularidad de esta forma de alimentarse es la baja tasa de éxito, siendo éste un punto importante debido al alto desgaste calórico que realiza el animal.

Comportamientos similares se han observado en las islas Crozet, al sur del continente africano, con la diferencia de que en este caso no llegan a salir totalmente del agua.

En otros casos también atacan a focas, morsas, nutrias, vacas marinas, manatíes, dugones, tiburones, mantarrayas, pingüinos, aves marítimas, peces, ballenas, delfines, marsopas, calamares y pulpos.


ALASKA: Muy cerca del Círculo Polar Ártico se desarrolla una gran variedad de vida salvaje (lobos, pumas, venados y osos en tierra, y ballenas, orcas, marsopas y focas en el mar).

Las orcas transeúntes de la región predan principalmente sobre las marsopas de Dall.

La técnica para cazarlas se basa en la velocidad, dado que ambos son los mamíferos más veloces de los océanos. Primero se da una persecución, las marsopas son más rápidas, avanzan a 55 km/h pero las orcas tienen más capacidad de resistencia dentro de su velocidad máxima de 48 km/h.

Finalizada la persecución las marsopas están muy cansadas como para resistir los veloces ataques de las orcas, las cuales matan a las marsopas mediante embestidas, cabezazos, coletazos y mordiscos.



ORCAS Y HOMBRE MODERNO



CAZA


La orca ha sido cazada a lo largo de la historia. Los productos obtenidos eran la grasa y el aceite.

Actualmente se siguen cazando orcas en determinadas cantidades. La caza de la orca aumentó cuando la mayoría de las grandes ballenas se encontraban en peligro de extinción; por esta razón los balleneros tuvieron que recurrir a cazar ballenas de pequeño tamaño (por ejemplo, el rorcual aliblanco).

Aunque la orca es en realidad un delfín, su gran tamaño le permite ser tan rentable (para los balleneros) como una ballena pequeña.

Históricamente sólo Japón y Noruega cazaban a esta especie, pero la antigua URSS cazó más de 900 ejemplares en la década de los 80; entre 1938 y 1980 las tres repúblicas cazaron más de cinco mil ejemplares.

Actualmente, algunos pueblos de Indonesia, el Caribe y el Ártico cazan orcas para su subsistencia, aunque todavía son cazadas comercialmente por algunos balleneros que operan cerca de la costa.



CAUTIVERIO


La inteligencia y sociabilidad de este animal ha sido aprovechada para utilizarlas como atracciones en diferentes parques acuáticos del mundo, como así también en producciones cinematográficas.

La expectativa de vida de las orcas en cautiverio es muy baja en comparación con las que se encuentran en libertad. El encierro en grandes piletas les produce a estos animales continuos trastornos en su salud, patológicos (enfermedades) y psicológicos (depresiones), como así también modificaciones en su anatomía. La más notable de estas modificaciones es la pérdida de rigidez en su aleta dorsal.

Hay países que están colaborando con las capturas de estos delfínidos; Rusia ha permitido la captura de orcas para los parques marinos en el mar de Ojotsk.



CULTURA POPULAR


KEIKO se convirtió en la orca más famosa del mundo, después de ser la estrella de la película "Liberen a Willy", en Latinoamérica, o "Liberad a Willy", en España, en el año 1993.

Había sido capturado en aguas islandesas por la flota pesquera de Jon K. Gunarsson, a la edad de dos o tres años, y permaneció toda su vida en cautiverio, en acuarios de Canadá y México.





























Luego de su participación en "Liberen a Willy" (Liberad a Willy), se inició una campaña para lograr al fin su liberación.

Sin embargo, al haber sido capturado a tan temprana edad era imposible reintegrarlo a su ambiente, ya que jamás había aprendido a alimentarse por sus propios medios, además de que el animal padecía enfermedades como papiloma virus en sus aletas pectorales y tenía la aleta dorsal atrofiada.

Finalmente, en 1998 fue transportada en avión desde los Estados Unidos a Islandia para ser puesto en libertad. Pero la orca no pudo dejar de depender de los humanos para sobrevivir. Falleció a los 27 años, de neumonía.


NAMÚ fue otra famosa en la década de 1960, protagonizó la película "Namú The Killer Whale" en 1966.

Fue capturada junto a su cría por una red, al día siguiente la cría había desaparecido misteriosamente. Namú fue trasladada al Seattle Public Aquarium. Murió en julio de 1966, después de vivir un año en cautividad, a causa de una infección por la contaminación del agua de su estanque.



ATAQUES


Fuera de las técnicas medianamente agresivas de caza de esta especie, tan solo se ha registrado un ataque de orcas a humanos: en cierta ocasión, el animal confundió una persona practicando surf con un elefante marino; tomo su pierna, y rápidamente fue soltado.

Las orcas no son para nada agresivas con nuestra especie, más allá del errado apodo de “Ballena Asesina”, debido a una traducción del inglés al español de “Killer Whale”. Al contrario, en varias ocasiones se han mostrado curiosas y amistosas con embarcaciones.




2 comentarios:

Fani dijo...

Tremendo documental, nos recuerda lo cruel que es la vida, que formamos parte del sistema y que unos animales se comen a otros, igual que nosotros hacemos con los pollos,cerdos,etc...no lo pensamos pero tambien es cruel....
Menos mal que no formamos parte de la cadena alimenticia, solo de pensar que a mis hijos se los tuviera que comer otro animal....
Me pregunto que sintio esa madre y tantas otras madres animales con parecidas historias donde ven morir a sus cachorros, tremendo todo.

supermendo dijo...

Yo lo veo violento, pero no cruel. No podemos, ni debemos, hacer participes a los animales de ciertas cosas que sólo tenemos los seres humanos, como la crueldad.

Para un animal, es sólo cuestión de supervivencia, así que cuanto más agresivo mejor, ya que los débiles siempre salen perdiendo.
Saludos, Fani.